Por Alejandro Fuhrer Es sexy ser pesimista. No importa la edad, el género o tu nivel socioeconómico, tampoco si provienes de una tribu digital o analógica, la obsesión es la misma: el pánico vende más que las ilusiones. Es un asedio permanente con un apocalíptico lenguaje y una poseapropiada. Está en el…